miércoles, 8 de junio de 2016

Leche condesada - Martina Rodriguez

Ingredientes
400 g de leche en polvo
550 g de azúcar
230 ml de agua
Para preparar la leche condensada casera necesitarás leche en polvo, azúcar y agua. Si no tienes leche en polvo, puedes sustituirla por 750 ml de leche y eliminar, también, el agua.
Para empezar a hacer la leche condensada, coloca en una olla o cazo todos los ingredientes y caliéntala a fuego lento. Es muy importante que no descuidar la mezcla y la vayamos removiendo con frecuencia. Si utilizamos la leche en polvo veremos que al principio se forma una masa muy espesa y granulada, no os preocupeis porque conforme se vaya calentando y le vayas dando vueltas se irá deshaciendo,se puede utilizar una cuchara de madera o unas varillas para ir removiendo la mezcla. Vigilar que no hierva, pues la idea es calentar la leche y que todos los ingredientes se integren bien para que tomen la consistencia adecuada, no se deben cocer.
Si utilizamis leche normal en lugar de en polvo, es importante que sepamos que el proceso de preparación es más lento y que llevará más tiempo conseguir el espesor deseado, característico de la leche condensada. Con la receta de la leche en polvo, aproximadamente, nos llevará entre 20 y 30 minutos hacerla, mientras que de la otra forma puede que tardemos alrededor de 45 minutos o 1 hora.
Una vez que hayamos conseguido la consistencia adecuada, deberemos retirarla del fuego y dejar que se enfríe. Mientras se enfría, veras que todavía se torna más espesa de manera que, si la retiras un pelín antes de conseguir la textura perfecta no pasará nada. Es más, es aconsejable que lo hagas.
Una vez fría, ya puedes guarlarla en tarros con cierre hermético para que se conserve mejor